Buenos Días Amado Padre Celestial,  en esta mañana te agradecemos por este nuevo día con el que nos bendices,  te damos gracias por la  familia, los amigos, y todas aquellas personas que colocas a nuestro alrededor para ayudarnos, gracias por el alimento que colocas cada día en nuestra mesa  y el alimento que colocas cada día en nuestra alma, gracias por darnos un techo donde refugiarnos,  gracias por Tú constante compañía y presencia en nuestras vidas, en Ti logramos poner toda nuestra confianza, pues sabemos que Tú eres un Dios fiel e inmensamente amoroso, colocamos ante Tú presencia la humanidad entera y muy especialmente nuestra nación, que seas Tú guiando los caminos de Tú amada Colombia, ¡Ten piedad de tú pueblo!,  inunda nuestros corazón del fuego de Tú amor,  danos conocimiento, entendimiento, sabiduría para discernir los acontecimientos del día a día y para realizar todas las cosas de acuerdo a Tú Santa voluntad.

Hoy con Tú Palabra (Lc 12, 8-12) nos animas para siempre dar testimonio Tuyo,  y nos haces una gran promesa, “declarar a favor nuestro delante de Dios  Padre”, Nos pides que anunciemos nuestra fe a todas las personas y que no tengamos miedo de lo que podamos decir, pues contamos con la asistencia del Espíritu Santo que infunde  en nuestros corazones las palabras y actitudes adecuadas.  En un mundo que con frecuencia desconoce el amor de Dios  y margina cada vez a los más necesitados, estamos llamados a declarar que el egoísmo no lo es todo y que el amor al prójimo es posible y puede transformar nuestra sociedad mediante relaciones de respeto, de tolerancia y de inclusión. Señor haz de nosotros  Tú  morada  que Tú Santo Espíritu nos llene de valentía e inmenso amor para que en cada una de nuestras conversaciones estés Tú siempre presente.

Pasa un excelente día,  disponiendo tu corazón a todo el amor que Dios te da diariamente y atreviéndote  hacer testimonio para otros de ese gran amor.