CRUZ GLORIOSA DE DOZULÉ

duzole

En el año 1972 Jesús se apareció a Madeleine Aumont en Francia pidiendo a la Iglesia Católica de construir en Dozulé,  LA CRUZ GLORIOSA para preservar al mundo de la catástrofe total. La Cruz es luminosa y alta como el Gólgota de 738 metros, con brazos de 123 metros.

“LA CRUZ GLORIOSA es el anuncio del próximo regreso en la Gloria de JESÚS Resucitado”.

Junto a la cruz, JESÚS pidió erigir el Santuario de la Reconciliación.  A través de Madeleine Aumont JESÚS anuncia su regreso inminente a la Iglesia Católica y al mundo, e invita a la conversión.

La Iglesia no ha erigido todavía LA GRAN CRUZ GLORIOSA y JESÚS a través de Je Ne Suis Rien, ha pedido de levantar en todo el mundo “Cruces a millares de 7.38 x 1.23 mts en escala exacta de 1/100 de LA CRUZ GLORIOSA para preservar los lugares escogidos de las graves calamidades que amenazan el mundo y la humanidad, anuncio de su regreso inminente.

Las Cruces de  7.38 x 1.23 mts, se llaman “CRUCES DE AMOR DE DUZOLÉ”,  de no confundir con la CRUZ GLORIOSA de 738 mts x 123 mts, la única que tuvo que erigir la Iglesia Católica.

Las CRUCES DE AMOR bajo las que es necesario rezar, protegerán lugares y personas, ya que la Iglesia Católica en la persona del Obispo BAYEUX – LISIEUX no ha acogido el mensaje.

JESÚS promete el 28 de marzo de 1975, su instrumento en Dozulé (Francia) que todo hogar que rece diariamente  esta oración con confianza, será protegida contra todo cataclismo, y derramará en los corazones en DIVINA MISERICORDIA.

ORACIÓN DIARIA

Oración dictada por Jesús a Madeleine Aumont.

+ Debe hacerse la oración de rodillas y con los brazos abiertos

JESÚS de NAZARET ha triunfado sobre la muerte.
su Reino es Eterno.
Él viene a vencer el mundo y el tiempo
Piedad, DIOS mío, por aquellos que te blasfeman,
perdónalos, ellos no saben lo que hacen.
Piedad, DIOS mío, por el escándalo del mundo,

Libéralo del espíritu de Satanás.
Piedad, DIOS mío por aquellos que huyen de Tí,

 dales el gusto por la Santa Eucaristía.
Piedad, DIOS mío por aquellos que vendrán  a arrepentirse a los
pies de la CRUZ GLORIOSA,

que ellos encuentren la paz y la alegría en DIOS, nuestro Salvador.
Piedad, DIOS mío, para que llegue tu Reino, pero
sálvalos, todavía hay tiempo … porque el tiempo está próximo,

y he aquí que yo vengo.

Amén.

 

¡VEN, SEÑOR, JESÚS!

(Rezar 1 Padre Nuestro y 10 Ave María)

Jaculatoria: ¡SEÑOR, derrama sobre el mundo entero los
tesoros de TU INFINITA MISERlCORDlA!

 Piedad DIOS mío, por aquellos que hoy más que ayer te persiguen.

Derrama en sus corazones humanos tu Misericordia.

Señor, derrama sobre el mundo entero los tesoros de tu infinita Misericordia.

Ven Señor Jesús nosotros te esperamos.

Amén.

 

                          (permitida su difusión. Pablo VI en A.A.S., 58, -1966.1186)