Omnipotente y Sempiterno Dios , que por la Preciosísima Sangre de Tu amado Hijo quisiste restaurar Tu Alianza con nosotros y alcanzarnos la salvación eterna, concédenos valorar el precio de nuestra redención y que en esta vida podamos conseguir la paz y el perdón de nuestras culpas y después de la muerte llegar a la luz de Tu Gloria, por el Santo Nombre de Jesucristo Hijo tuyo y Señor Nuestro, quien Contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos, Amén.