ACTOS DE DESAGRAVIO Y REPARACIÓN

14

May
2016
Posted By : Arca 0 Comment

ACTOS DE DESAGRAVIO Y  REPARACIÓN AL SANTISÍMO

SACRAMENTO DEL ALTAR.

z_eucaristiaMV

 

DIOS mío, yo creo, adoro, espero y te amo.

Te pido perdón por todos aquellos que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.

(Tres veces).

 Santísima Trinidad Padre, Hijo y Espíritu Santo

Te adoro profundamente y Te ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo,

presente en todos los Sagrarios de la tierra en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que

El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María,

Te pido la conversión de los pecadores. Amén.

Oración enseñada por la Virgen al P. Gobbi, para repetirle frecuentemente a Jesús Sacramentado:

“Jesús, Tú eres nuestro amor; Tú eres nuestro único gran amigo; Jesús, nosotros te amamos; nosotros estamos apasionados por Ti”. AMEN.

 

ACTO DE DESAGRAVIO DE PÍO XI

 

¡Oh dulcísimo Jesús, cuyo inmenso amor a los hombres no ha recibido en pago, de los ingratos, más que olvido, negligencia y menosprecio! Vednos postrados ante vuestro altar, para reparar, con especiales homenajes de honor, la frialdad indigna de los hombres y las injurias con que, en todas partes, hieren vuestro amantísimo Corazón.

Mas recordando que también nosotros alguna vez nos manchamos con tal indignidad de la cual nos dolemos ahora vivamente, deseamos, ante todo, obtener para nuestras almas vuestra divina misericordia, dispuestos a reparar, con voluntaria expiación, no sólo nuestros propios pecados, sino también los de aquellos que, alejados del camino de la salvación y obstinados en su infidelidad, o no quieren seguiros como a Pastor y Guía, o, conculcando las promesas del Bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de vuestra ley.

Nosotros queremos expiar tan abominables pecados, especialmente la inmodestia y la deshonestidad de la vida y de los vestidos, las innumerables asechanzas tendidas contra las almas inocentes, la profanación de los días festivos, las execrables injurias proferidas contra vos y contra vuestros Santos, los insultos dirigidos a vuestro Vicario y al Orden Sacerdotal, las negligencias y horribles sacrilegios con que es profanado el mismo Sacramento del amor y, en fin, los públicos pecados de las naciones que oponen resistencia a los derechos y al magisterio de la Iglesia por vos fundada.

¡Ojalá que nos fuese dado lavar tantos crímenes con nuestra propia sangre! Mas, entretanto, como reparación del honor divino conculcado, uniéndola con la expiación de la Virgen vuestra Madre, de los Santos y de las almas buenas, os ofrecemos la satisfacción que vos mismo ofrecisteis un día sobre la cruz al Eterno Padre y que diariamente se renueva en nuestros altares, prometiendo de todo corazón que, en cuanto nos sea posible y mediante el auxilio de vuestra gracia, repararemos los pecados propios y ajenos y la indiferencia de las almas hacia vuestro amor, oponiendo la firmeza en la fe, la inocencia de la vida y la observancia perfecta de la ley evangélica, sobre todo de la caridad, mientras nos esforzamos además por impedir que seáis injuriado y por atraer a cuantos podamos para que vayan en vuestro seguimiento.

¡Oh benignísimo Jesús! Por intercesión de la Santísima Virgen María Reparadora, os suplicamos que recibáis este voluntario acto de reparación; concedednos que seamos fieles a vuestros mandatos y a vuestro servicio hasta la muerte y otorgadnos el don de la perseverancia, con el cual lleguemos felizmente a la gloria, donde, en unión del Padre y del Espíritu Santo, vivís y reináis, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

ORACIONES DE DESAGRAVIO

 Por tanto que se ofende a Dios, hagamos reparación y desagravio. Pidamos perdón y misericordia.

 

 Acto de Reparación y Desagravio

¡Divino Redentor y Salvador nuestro, Jesucristo!:

Queremos desagraviarte, implorando tu perdón por todos los que te niegan y te blasfeman, así como tu Misericordia infinita para todos los que rechazan el tesoro incalculable de tus gracias, al dejarse arrastrar por esta creciente ola de errores que avanza sobre la humanidad en esta hora difícil de su historia. Imploramos la luz de tu Santo Espíritu para que todos en tu Iglesia podamos darnos cuenta de estos errores y herejías, y te pedimos la fortaleza para poder combatirlos con firmeza y valor.

Por cada pecado cometido en contra de la vida…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el pecado del aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el asesinato diario de los niños inocentes…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el derramamiento de sangre en todas las naciones…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el clamor silencioso de todos Tus hijos…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el asesinato de tus futuros discípulos…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el abuso de las mujeres por el aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por el silencio de Tu gente…

¡Perdón Señor, perdón!

Por la indiferencia de Tu gente…

¡Perdón Señor, perdón!

Por la cooperación de Tu gente en esta tragedia…

¡Perdón Señor, perdón!

Por nuestras hermanas y hermanos no nacidos que  son asesinados por el aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por los hermanos y hermanas no nacidos en peligro de aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por las Madres que han tenido abortos…

¡Perdón Señor, perdón!

Por las Madres que sufren la tentación de tener un aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por las Madres que sienten la presión de tener un aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por los Padres de los niños abortados…

¡Perdón Señor, perdón!

Por las Familias de los niños abortados…

¡Perdón Señor, perdón!

Por las Familias de los que han sido tentados por tener un aborto…

¡Perdón Señor, perdón!

Por los abortistas…

¡Perdón Señor, perdón!

Por los que asisten y cooperan con los abortos…

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituirte a Tí, nuestro Dios Unico y Verdadero, Dios  que eres Persona, que eres todo Amor, por mera energía, principio o fuerza impersonal …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir tu Única y Verdadera Divinidad, por falsos dioses y divinidades…

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituirte a Tí, Jesucristo, Nuestro Dios y Señor, Camino, Verdad y Vida, por falsos maestros y gurúes …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir tu Nombre, que está por sobre todo nombre: Jesucristo; por un supuesto «principio crístico» …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir la fe en la Resurrección y en la Vida Eterna, que has prometido a los que te aman, por el mito de la re-encarnación …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir tu Redención, por una supuesta auto-redención, a través de la creencia pagana de la re-encarnación …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir la Fe en Tí, por el racionalismo…

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir a la Santísima Virgen María, tu Madre y Madre nuestra, por un supuesto «principio femenino» y por querer despojarla de su Maternidad Divina…

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir a tus Santos Ángeles por espíritus malignos engañosos y complacientes …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender renovar la tentación original haciendo creer a los seres humanos que podemos “ser como Dios” y que podemos lograr cualquier cosa con tal de que nos la propongamos …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir la oración y meditación cristianas por formas paganas de invocación …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir el carisma profético por nuevas formas de espiritismo, ahora llamado «canalización» …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir el carisma de sanación por la «canalización» de la llamada «Energía Universal» …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir tu Divina Providencia por la Astrología, Adivinación, Hechicería, Brujería, Santería, Poder Mental, Metafísica,

Espiritismo y Satanismo …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir nuestra confianza en Tí  por amuletos, pirámides, metales, piedras y cristales …

¡Perdón Señor, perdón!

Por la profanación de tus Templos, el Santísimo Sacramento del Altar, tus sagradas imágenes y las de tu Madre y tus Santos …

¡Perdón Señor, perdón!

Por la idolatría escondida en el culto fingido a las imágenes de tu Madre y de tus Santos en la Santería …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender ocultar la acción maligna del Demonio y de las huestes del mal bajo apariencia de bien …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender sustituir el advenimiento de tu Reino por la llegada de la llamada «Era de Acuario» …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender desvirtuar la verdad contenida en las Sagradas Escrituras …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender atraer adeptos a movimientos paganos, utilizando un lenguaje engañoso que aparenta ser cristiano …

¡Perdón Señor, perdón!

Por la promoción de prácticas y creencias contra la Fe, difundidas a través de los medios de comunicación social y en libros, revistas,

folletos y medios audio-visuales …

¡Perdón Señor, perdón!

Por pretender destruir tu Iglesia al difundir estos errores y herejías …

¡Perdón Señor, perdón!

Acto de Reparación

Sagrado Corazón de Jesús, animados con el deseo de reparar los ultrajes cometidos incesantemente contra Ti,

nos postramos ante el trono de Tu misericordia, y en nombre de toda la humanidad, Te ofrecemos nuestro amor y fidelidad.

¡Mientras más blasfemias haya contra Tus misterios, más firmemente creeremos en ellos,

 oh Sagrado Corazón de Jesús!

¡Mientras más amenace la impiedad con extinguir nuestras esperanzas de inmortalidad, más confiaremos en Tu Corazón,

única esperanza de la humanidad!

¡Mientras más se resistan los corazones a Tus divinas atracciones, más Te amaremos,

oh infinitamente amable Corazón de Jesús!

¡Mientras más ataque la incredulidad Tu Divinidad, más humilde y profundamente la adoraremos,

oh Divino Corazón de Jesús!

¡Mientras más transgredidas e ignoradas sean Tus leyes, más nos deleitaremos en observarlas,

oh Sacratísimo Corazón de Jesús!

¡Mientras más despreciados y abandonados sean Tus Sacramentos, más frecuentemente los recibiremos con amor y reverencia,

oh mansísimo y humildísimo Corazón de Jesús!

¡Mientras más descuidada y olvidada sea la imitación de Tus virtudes, más nos esforzaremos por practicarlas,

oh Corazón de Jesús,  modelo de toda virtud!

¡Mientras más trabaje el demonio para destruir las almas, más nos inflamaremos con el deseo de salvarlas,

oh Corazón de Jesús, Amante celoso de las almas!

¡Mientras más destruyan el pecado y la impureza la imagen de Dios en el hombre, más trataremos de ser templos

vivos del Espíritu Santo, a través de la pureza de vida,

oh Corazón Purísimo de Jesús!

¡Mientras más despreciada sea Tu Santa Iglesia, más nos empeñaremos en ser sus hijos fieles,

oh Dulce Corazón de Jesús!

¡Mientras más perseguido sea Tu Vicario en la tierra, más lo honraremos nosotros como cabeza infalible de Tu Santa Iglesia,

le mostraremos nuestra fidelidad y rezaremos por él,

oh Corazón de Jesús, lleno de majestad!

Oh Sagrado Corazón, por Tu gracia poderosa, haz que seamos Tus apóstoles en medio de un mundo corrompido y también

Tu corona en el reino de los cielos. Amén.

 Acto de Desagravio

(Después de cada invocación se responde: “te rogamos, escúchanos”)

Señor perdona todos los sacrilegios eucarísticos.

Señor perdona todas las santas comuniones indignamente recibidas.

Señor perdona todas las profanaciones al santísimo sacramento del altar.

Señor perdona todas las irreverencias en la Iglesia.

Señor perdona todas las profanaciones, desprecios y abandono de los sagrarios.

Señor perdona todos los que han abandonado la iglesia.

Señor perdona todo desprecio de los objetos sagrados.

Señor perdona todos los que pasaron a las filas de tus enemigos

Señor perdona todos los pecados del ateismo

Señor perdona todos los insultos a tu santo nombre.

Señor perdona toda la frialdad e indiferencia contra tu amor de redentor

Señor perdona todas las irreverencias y calumnias contra el Santo Padre

Señor perdona todo desprecio de los obispos y sacerdotes.

Señor perdona todo desprecio hacia la santidad de la familia.

Señor perdona todo desprecio a la vida humana.

Acto de Reparación contra las Blasfemias

 Bendito sea Dios.

Bendito sea Su Santo Nombre.

Bendito sea Jesucristo Verdadero Dios y Verdadero Hombre.

Bendito sea el Nombre de Jesús.

Bendito sea Su Sacratísimo Corazón.

Bendita sea Su Preciosísima Sangre.

Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.

Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.

Bendita sea la excelsa Madre de Dios María Santísima .

Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.

Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre.

Bendita sea su gloriosa Asunción.

Bendito sea San José, su castísimo Esposo.

Bendito sea Dios en Sus Ángeles y en Sus Santos.

OREMOS:

¡Oh Dios!, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de Tu Pasión; Te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de Tu Cuerpo y de Tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención

Tú que vives y reinas, por los siglos de los siglos.  AMEN

 

CRUZ GLORIOSA DE DOZULÉ

13

May
2016
Posted By : Arca 0 Comment

 CRUZ GLORIOSA DE DOZULÉ

duzole

En el año 1972 Jesús se apareció a Madeleine Aumont en Francia pidiendo a la Iglesia Católica de construir en Dozulé,  LA CRUZ GLORIOSA para preservar al mundo de la catástrofe total. La Cruz es luminosa y alta como el Gólgota de 738 metros, con brazos de 123 metros.

“LA CRUZ GLORIOSA es el anuncio del próximo regreso en la Gloria de JESÚS Resucitado”.

Junto a la cruz, JESÚS pidió erigir el Santuario de la Reconciliación.  A través de Madeleine Aumont JESÚS anuncia su regreso inminente a la Iglesia Católica y al mundo, e invita a la conversión.

La Iglesia no ha erigido todavía LA GRAN CRUZ GLORIOSA y JESÚS a través de Je Ne Suis Rien, ha pedido de levantar en todo el mundo “Cruces a millares de 7.38 x 1.23 mts en escala exacta de 1/100 de LA CRUZ GLORIOSA para preservar los lugares escogidos de las graves calamidades que amenazan el mundo y la humanidad, anuncio de su regreso inminente.

Las Cruces de  7.38 x 1.23 mts, se llaman “CRUCES DE AMOR DE DUZOLÉ”,  de no confundir con la CRUZ GLORIOSA de 738 mts x 123 mts, la única que tuvo que erigir la Iglesia Católica.

Las CRUCES DE AMOR bajo las que es necesario rezar, protegerán lugares y personas, ya que la Iglesia Católica en la persona del Obispo BAYEUX – LISIEUX no ha acogido el mensaje.

JESÚS promete el 28 de marzo de 1975, su instrumento en Dozulé (Francia) que todo hogar que rece diariamente  esta oración con confianza, será protegida contra todo cataclismo, y derramará en los corazones en DIVINA MISERICORDIA.

ORACIÓN DIARIA

Oración dictada por Jesús a Madeleine Aumont.

+ Debe hacerse la oración de rodillas y con los brazos abiertos

JESÚS de NAZARET ha triunfado sobre la muerte.
su Reino es Eterno.
Él viene a vencer el mundo y el tiempo
Piedad, DIOS mío, por aquellos que te blasfeman,
perdónalos, ellos no saben lo que hacen.
Piedad, DIOS mío, por el escándalo del mundo,

Libéralo del espíritu de Satanás.
Piedad, DIOS mío por aquellos que huyen de Tí,

 dales el gusto por la Santa Eucaristía.
Piedad, DIOS mío por aquellos que vendrán  a arrepentirse a los
pies de la CRUZ GLORIOSA,

que ellos encuentren la paz y la alegría en DIOS, nuestro Salvador.
Piedad, DIOS mío, para que llegue tu Reino, pero
sálvalos, todavía hay tiempo … porque el tiempo está próximo,

y he aquí que yo vengo.

Amén.

 

¡VEN, SEÑOR, JESÚS!

(Rezar 1 Padre Nuestro y 10 Ave María)

Jaculatoria: ¡SEÑOR, derrama sobre el mundo entero los
tesoros de TU INFINITA MISERlCORDlA!

 Piedad DIOS mío, por aquellos que hoy más que ayer te persiguen.

Derrama en sus corazones humanos tu Misericordia.

Señor, derrama sobre el mundo entero los tesoros de tu infinita Misericordia.

Ven Señor Jesús nosotros te esperamos.

Amén.

 

                          (permitida su difusión. Pablo VI en A.A.S., 58, -1966.1186)

                                                                      

 

FIESTA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR – 02 DE FEBRERO

02

Feb
2016
Posted By : Arca 0 Comment

Presentacion_Senor

Aunque esta fiesta del 2 de febrero cae fuera del tiempo de navidad, es una parte integrante del relato de navidad. Es una chispa de fuego de navidad, es una epifanía del día cuadragésimo. Navidad, epifanía, presentación del Señor son tres paneles de un tríptico litúrgico.

Es una fiesta antiquísima de origen oriental. La Iglesia de Jerusalén la celebraba ya en el siglo IV. Se celebraba allí a los cuarenta días de la fiesta de la epifanía, el 14 de febrero. La peregrina Eteria, que cuenta esto en su famoso diario, añade el interesante comentario de que se “celebraba con el mayor gozo, como si fuera la pascua misma”‘. Desde Jerusalén, la fiesta se propagó a otras iglesias de Oriente y de Occidente. En el siglo VII, si no antes, había sido introducida en Roma. Se asoció con esta fiesta una procesión de las candelas. La Iglesia romana celebraba la fiesta cuarenta días después de navidad.

Entre las iglesias orientales se conocía esta fiesta como “La fiesta del Encuentro” (en griego, Hypapante), nombre muy significativo y expresivo, que destaca un aspecto fundamental de la fiesta: el encuentro del Ungido de Dios con su pueblo. San Lucas narra el hecho en el capítulo 2 de su evangelio. Obedeciendo a la ley mosaica, los padres de Jesús llevaron a su hijo al templo cuarenta días después de su nacimiento para presentarlo al Señor y hacer una ofrenda por él.

Esta fiesta comenzó a ser conocida en Occidente, desde el siglo X, con el nombre de Purificación de la bienaventurada virgen María. Fue incluida entre las fiestas de Nuestra Señora. Pero esto no era del todo correcto, ya que la Iglesia celebra en este día, esencialmente, un misterio de nuestro Señor. En el calendario romano, revisado en 1969, se cambió el nombre por el de “La Presentación del Señor”. Esta es una indicación más verdadera de la naturaleza y del objeto de la fiesta. Sin embargo, ello no quiere decir que infravaloremos el papel importantísimo de María en los acontecimientos que celebramos. Los misterios de Cristo y de su madre están estrechamente ligados, de manera que nos encontramos aquí con una especie de celebración dual, una fiesta de Cristo y de María.

La bendición de las candelas antes de la misa y la procesión con las velas encendidas son rasgos chocantes de la celebración actual. El misal romano ha mantenido estas costumbres, ofreciendo dos formas alternativas de procesión. Es adecuado que, en este día, al escuchar el cántico de Simeón en el evangelio (Lc 2,22-40), aclamemos a Cristo como “luz para iluminar a las naciones y para dar gloria a tu pueblo, Israel”.

Fuente: aciprensa

Oración a Dios Padre

25

Nov
2015
Posted By : Arca 1 Comment
nuestroPadreCelestial177

Omnipotente y Sempiterno Dios , que por la Preciosísima Sangre de Tu amado Hijo quisiste restaurar Tu Alianza con nosotros y alcanzarnos la salvación eterna, concédenos valorar el precio de nuestra redención y que en esta vida podamos conseguir la paz y el perdón de nuestras culpas y después de la muerte llegar a la luz de Tu Gloria, por el Santo Nombre de Jesucristo Hijo tuyo y Señor Nuestro, quien Contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos, Amén.